¿ Y para qué un PLAN DE ACCIÓN?

A veces mínimos cambios en la forma de ejecutar las cosas nos pueden ayudar a conseguir mucho más y mejor de aquello que pretendemos…por eso hoy aquí te quiero hablar de las ventajas de llevar acabo un Plan de acción en la consecución de tus objetivos.

Cuando nos proponemos algo, sea un “plan para adelgazar”, para “superar una ruptura”, o para un  “objetivo profesional”, lo primero que aparece es esa idea en la mente , de superación, de cambio, de querer llegar a un lugar…. ese momento quizás sea uno de los más fuertes a nivel de motivación porque nuestra mente esta absolutamente enfocada en esa novedad, en el nuevo cambio propuesto, y las satisfacciones que en el futuro vamos a recibir, sin embargo con el paso del tiempo si todo el plan está únicamente a un nivel mental, esa motivación y determinación en llevarlo a cabo  puede verse muy afectada.

Y es que cualquiera de estos cambios u objetivos necesitan de un proceso, de un tiempo de gestación para alcanzar la madurez necesaria y en este proceso o camino nos podemos ver afectados por muchos elementos, por estados emocionales más bajos, por ver la meta final cada vez más lejos o imposible, por creer que no hemos avanzado nada… todo ello nos puede llevar a la pérdida de motivación y finalmente al abandono.

Por ello es importante un Plan de Acción por escrito. Si seguimos el modelo ISIKAWA (hay muchos modelos) donde partimos de una fecha inicial , una fecha final y un camino temporal lleno de pequeñas metas (acciones necesarias para mi objetivo final) y una lista con todos los recursos, los logros y los avances serán más visibles y por ende la motivación.

Efectivamente, siguiendo este modelo podremos ver en la linea temporal todos los avances que llevamos, los peldaños que ya hemos subido. La consecución de este plan nos va a dar sensación de éxito y por tanto va a nutrir nuestra motivación. El foco estará en conseguir las pequeñas metas, subir los escalones necesarios hasta llegar a la fecha final y de esta manera casi sin darte cuenta llegarás hasta el final.

 

(Modelo curso Autocoaching. www.vaniacoach.com)

Por tanto, primero marcaremos la fecha inicial a partir de la cual vamos a trabajar en nuestro objetivo. A continuación y al otro lado de la línea o flecha temporal marcaremos nuestra fecha final. ¿cuál es el plazo que estimo finalizar mi objetivo?

A ambos lados de la línea temporal marcaremos:

  • por un lado nuestros RECURSOS NECESARIOS: estos recursos puedes ser de muy distinta índole y algunos puede ser que ya los tengas en tu poder. Marca si los tienes o en su caso como conseguirlo. A modo de ejemplo:

RECURSOS NECESARIOS:

formación (ver curso y apuntarme)

dinero (lista de quien me puede financiar)

 paciencia (* lo tengo)

disciplina(* lo tengo)

etc…

  • por otro lado una lista de esas acciones a llevar a cabo que no son sino los distintos escalones que vas subiendo en tu camino al objetivo. La visualización de como vas cumpliendo con estas pequeñas ACCIONES o METAS, motivará que sigas adelante y que tengas sensación de éxito. Modo de ejemplo:

ACCIONES O METAS:

Apuntarme en el curso.

Finalizar el curso.

Pedir la financiación

Conseguir la financiación.

Practicar mi habilidad.

Buscar local

etc…

 

Ten tu plan de acción presente y revísalo temporalmente, verás como te lleva a comprender lo que has avanzado, incluso a la posibilidad de reestructurarte, a observar como aparecen nuevas opciones o recursos con los que no contabas… esta visión impedirá que tu mente te niegue ver toda esa parte positiva en días que por ejemplo se pueda ver afectada por estar en un estado emocional bajo o porqué en algún momento pueda haber un bloqueo.

¡Prueba!…deja ya de poner excusas y haz tu plan para aquello que quieres.

Kisses

Recommended Posts