Vibrando con mi objetivo

Dentro de los consejos o directrices que se marcan en un proceso de Coaching he podido darme cuenta que un simple cambio de percepción en nuestra realidad, puede dar lugar a profundos cambios porque se ha producido un verdadero cambio interior. Se trata de una nueva percepción que nos hace sentir sin más, de otra manera.

Enfocándonos hoy a la meta de cumplir cualquier objetivo, un trabajo, una relación, un proyecto, un deseo por cumplir, es vital vibrar a favor del mismo.

Para ello os voy ha hablar de la diferencia de TENER EXPECTATIVAS o ESTAR EXPECTANTE.

Cuando tenemos en mente un objetivo o deseo algunas personas empiezan a poner expectativas. De este modo se aferran a un resultado, y este aferrarse a un resultado puede llevarles a obsesionarse. Su mente está proyectándose en un futuro que exigen que tenga que suceder.

Al poner estas expectativas en la llegada de un resultado futuro, lo que hacemos es vibrar sin darnos cuenta, en la carencia, pues estamos exigiendo algo que aún no tenemos, podemos vibrar en el miedo cuando nos asalten las dudas de si sucederá o no sucederá y podemos vibrar en la necesidad, estoy esperando que aquello suceda para estar bien, así como podemos vibrar en la frustración y desesperanza si esa expectativa empieza a no cumplirse en el tiempo y modo planeado.

De este modo estamos proyectando, carencia, miedo , necesidad y exigencia. Ni la mente ni el universo entienden de idiomas, solo de frecuencias. Nuestro inconsciente solo entiende de “SENTIR”, solo entiende tu emoción y si tu le pides carencia, miedo y necesidad eso es lo que te traerá.

De este modo lo que tenemos que hacer es un cambio de percepción, no vamos a tener expectativas y nos vamos a centrar en ESTAR EXPECTANTES.

La vibración de estar expectante es absolutamente distinta, si estoy expectante estoy en el AHORA, y en el ahora mi única labor es hacerlo en cada momento lo mejor que se que puedo hacerlo, no me aferro a un resultado sino que confío y tengo ESPERANZA. No hay plazos ni modo en el que se deba cumplir el resultado.

A diferencia de cuando pones expectativas, cuando no consigues el resultado no pasas de la ilusión a la gran desilusión, sino que al haber estado presente en el día a día en hacerlo mejor has desarrollado una práctica, un aprendizaje que te lleva cada día a sentirte más seguro y convencido para seguir.

La vibración será muchísimo más alta porque será la de la esperanza, la de la confianza la de sentirme cada día más seguro porque me enfoco en el ahora y en hacerlo cada día lo mejor que sé.

Algo tan simple como esto, si lo probáis es una gran tesoro para conseguir lo que queréis.

 

Kisses!

Para dejar tu comentario, ve al final de esta página. Si es la primera vez   en DISQUS, dale ACCEDER/facebook y escribe tu comentario. Si no tienes Facebook también puedes registrarte con tu mail en Disqus.

Recommended Posts